vampiros de energía

Vampiros energéticos: roban nuestra energía y vitalidad

Cuando se habla de relaciones personales humanas teóricamente se trata de un intercambio entre dos personas. Ambas comparten aspectos de su vida, historia, emociones, aprendizajes y energía vital; lo que nutre a ambos y los motiva a seguir compartiendo además de crear nuevas experiencias para alimentar la relación.

Hasta allí todo va bien, sin embargo cuando se trata de los vampiros energéticos la situación cambia radicalmente. Ya no hablamos de un intercambio que significa un trato bidireccional y pasamos a una unilateralidad; donde todo lo positivo de la relación se lo lleva este “vampiro” dejando al otro debilitado y en algunos casos sintiendo culpa.

vampiros de energía

Qué son los “vampiros energéticos”

Como se mencionó anteriormente un denominado vampiro energético es toda persona que es capaz de “robar” la energía vital de las personas con las que se relaciona. Esto hace una metáfora al vampirismo clásico; por ende no se trata de tomar su sangre sino de restarle felicidad, salud mental, optimismo, esperanza y cualquier virtud que aquella otra persona posea hasta dejarlo disminuido, triste y sintiéndose culpable por el fracaso de la relación.

Entre los síntomas que se pueden observar de este robo de energía están; agotamiento constante, irritabilidad, pérdida del ánimo y el interés en hacer actividades que antes eran placenteras, tendencia a enfermar con frecuencia y bajo rendimiento laboral. Por lo que sin duda la presencia de estos seres son dañinos para cualquier persona.

Esta teoría yace del libro “Vampiros emocionales” escrito por el psicólogo estadounidense Albert Bernstein; allí adapta este término para describir a los seres que hemos estado hablando hasta ahora. Además de describir una serie de tipos de vampiros que nos permite reconocerlos para evitarlos.

De igual forma la doctora Christiane Northrup médico cirujano y escritora estadounidense escribe su libro “Como evitar los vampiros energéticos”; puntualiza los efectos de la presencia de estos seres en la energía vital de las personas a las que llamó “empáticas”; y que son el blanco principal de los vampiros.

Tipos de vampiros de energía, consejos para evitarlos y contrarrestarlos

Teniendo en cuenta ambas teorías vamos a señalar algunos elementos importantes; de este modo podrás reconocer a estos seres incluso antes de llegar a tener una relación con ellos. Es importante señalar antes, que todos los “vampiros” sin importar su tipo son encantadores por naturaleza, expertos en volverse atractivos; así que es muy probable que su verdadera forma no se vea al inicio de la relación o esté fuertemente diluida para que el otro o las otras personas no puedan detectarlo.

vibra con tu energía

Vampiros de energía violentos

Este grupo de vampiros utilizan cualquier tipo de agresión como un método para manipular a las personas. Por lo tanto las victimas suelen ceder ante el miedo que estos seres les provocan; o en su defecto los disminuyen tanto que la persona no se siente capaz de defenderse.

El agresivo:

Este tipo puede recurrir incluso a la agresión física de ser necesaria ya sea hombre o mujer; y hará que la víctima se sienta merecedora de ese trato. Para evitar relacionarte con estos observa como alguien se relaciona con sus pares, la agresividad suele mostrarse entre estos. Para contrarrestarlos debes alejarte de ellos y en caso de necesitarlo busca apoyo jurídico.

El crítico insaciable:

Como su nombre lo indica se trata de una persona que va a estar insatisfecho con todo lo que hagas y será imposible que eso cambie. Las personas perfeccionistas no son malas pero estas suelen buscarla desde sí mismos, no exigirlas de otros. Contrarréstalos al restarle importancia a sus opiniones la falta de atención es su mayor debilidad.

Vampiros de energía pasivo/agresivos

Este grupo se caracteriza por el uso de la manipulación pasiva pero constante. No lucen para nada agresivos lo que les permite “camuflarse” como falsos románticos o víctimas de las circunstancias; provocan confusión en los otros y en algunos casos lástima logrando que sea muy difícil dejarlos.

El sarcástico:

El sarcasmo es un método agresivo de comunicación que se disimula en el ambiente de un “chiste”; sin embargo su verdadera intención es lastimar. Para evitar a estos seres tu comunicación con ellos debe ser clara y sin caer en el mismo estilo comunicacional. Para contrarrestar el sarcasmo, los límites a la hora de hablar deben ser aclarados, el restarle espacios para usarse disminuirá su presencia.

medita y controla tu vida

La víctima pesimista:

Es un ser que vive aparentemente en desgracia; además de sentir que esto no va a cambiar y necesita comunicárselo a todos a su alrededor, por lo que buscará contagiar su ambiente de la misma energía negativa que el posee. Para contrarrestar a este tipo de vampiros tienes que marcar distancia, ya que se alimentan de los demás. No habrá forma de sacarlo de su visión de túnel a menos que él/ella decidan por sí mismos buscar ayuda profesional.

El manipulador:

A pesar de que en teoría todos los vampiros energéticos tienen la característica de ser manipuladores, este lo lleva al extremo. Busca invalidar todas las opiniones, ideas o metas del otro haciéndole creer que son inútiles o insuficientes para reemplazarlas por las suyas propias. La confianza propia es la mejor arma para contrarrestar a un manipulador; desarróllala y resta importancia a esa persona, para que puedas seguir tu propio camino.

Como última recomendación para todos los tipos, la ayuda psicológica profesional es esencial; y es una excelente herramienta para reconocer todo tipo de daño que puedas estar recibiendo en tu vida y mantener una energía vital sana.

Deja un comentario