Los niños asesinos más sanguinarios de la Historia

Cuando se piensa en los niños lo primero que viene a la mente es la palabra inocencia, una característica que todo niño y niña tiene durante su infancia. Sin embargo, al parecer la sociedad ha logrado corromper aquella inocencia que tanto caracterizaba a los niños de antes, o quizá no es la sociedad, sino la maldad que habita en nosotros y se manifiesta a temprana edad, dejando entrever comportamientos tan macabros que nunca pensaríamos que un niño podría llegar a realizar. A continuación conocerás los niños asesinos más sanguinarios que se han conocido en toda la historia.

7 Niños asesinos

1. Robert Thomson y Jon Venable

Robert Thomson y Jon Venable. Los niños asesinos

Dos niños nacidos en Liverpool, con 11 años de edad, lograron crear lazos a partir de vivencias similares, cada uno venía de familias violentas, padres alcohólicos y hermanos con problemas de aprendizaje, algo que logró unirlos y encontrar apoyo entre sí.

Días antes del fatídico suceso, vieron la Película Chucky el muñeco diabólico, la cual les sirvió de inspiración para llevar a cabo su macabro plan. El 12 de febrero de 1993, se pusieron de acuerdo para faltar a la escuela, tomaron rumbo a un centro comercial de Liverpool donde escogerían a su víctima.

A las 3 de la tarde después de haber caminado por el centro comercial, vieron a una madre comprando carne mientras su hijo de dos años se encontraba a su lado, aprovechando el descuido de la madre, tomaron de la mano y se llevaron al niño. Durante el camino le zarandearon, mientras el niño sollozaba llamando a su madre, lo golpearon con una varilla de metal, abusaron sexualmente de él, magullaron sus dedos y saltaron sobre su vientre en repetidas ocasiones hasta reventarlo por dentro ocasionándole la muerte. Pero su objetivo no llegó hasta ahí, colocaron el cadáver del niño en las vías del tren para que lo atropellara. Dos días más tarde se encontró el cuerpo del niño de dos años, cortado por la mitad.

Debido a las cámaras logró darse con los asesinos quienes fueron juzgados como adultos, porque fueron conscientes de todo lo que hicieron; les dieron cárcel hasta que cumplieran la mayoría de edad, cuando llegaron a esa edad duraron 10 años más encarcelados. Actualmente se encuentran en libertad bajo la condición que si recaen en algún delito serán juzgados severamente.

2. Jordan Brown

Jordan Brown uno de los niños asesinos más sanguinarios de la historia

Jordan tenía 11 años cuando cometió el sanguinario crimen. Venía de un hogar donde era amado por su padre y su madrastra que tenía ocho meses de embarazo. El 7 de agosto de 1997, Jordan tomó la escopeta (artefacto que su padre le había regalado en navidad), y asesinó a su madrastra pegándole un tiro detrás de la cabeza, el bebé también murió. Una de las hijas de la mujer asesinada, con cuatro años de edad, se percató del suceso y alertó a los granjeros cercanos.

Durante el juicio se le preguntó el por qué había asesinado a su madrastra, y su respuesta fue que tenía celos del bebé que venía en camino, debido a que cuando este naciera su padre se iba a alejar de él; esto evidenció que el niño tuvo consciencia de sus actos y fue juzgado como adulto, aunque años después se pediría una segunda sentencia puesto que no había pruebas físicas de su culpabilidad en el asesinato. Logró su libertad el año 2016 a la edad de 20 años.

3. Mery Bell

Mery Bell uno de los niños asesinos más sanguinarios de la historia

Nacida en Inglaterra, de madre prostituta, la cual era alcohólica y adicta. Desde bebé Mery sufrió constante maltrato de parte de su madre, quien la empezó a prostituir desde los 5 años de edad, causándole tanta ira que empezó a matar los perros y gatos que se cruzaban por su barrio.

Cansada de matar animales pequeños decidió llevar su odio más allá, el 25 de mayo de 1968, a la edad de 11 años, Mery decidió matar a su pequeño vecino Martin Brown, quien se lo llevó a una casa abandonada, le corto su miembro genital, lo tiró por las escaleras y viendo que aún seguía con vida, lo estranguló, pero él no sería su única víctima.

Meses después, junto a una amiga, Mery asesinó a Brian Howe un niño de 3 años de edad, mutilándole parte de sus genitales, estrangulándolo y escribiendo con una navaja en su abdomen la letra N, al parecer por su amiga Norma, que trató de detener a Mery, pero al ver que esta no se detenía huyó del lugar.

A raíz de su trastornado comportamiento Mery empezó a llamar la atención para que sus asesinatos no quedaran en el anonimato, le preguntaba en varias ocasiones a los padres del último niño asesinado si lo extrañaban, esto alertó a los padres, pues sabían que días antes el niño había sido asediado por Mery y su amiga Norma. Durante días se vigiló el comportamiento de Mery y su amiga, dando luces de ser las posibles culpables. Las dos niñas fueron interrogadas y aunque cambiaron la versión de los hechos, su testimonio sirvió para dar con la verdad, las dos fueron apresadas, pero días más tarde Mery confesaría la autoría de los crímenes.

Durante el juicio fue evidente la psicopatía que sufría, se mostró siempre fría sin rastro de arrepentimiento, por lo que el juez dictaminó que Mery era peligrosa para la sociedad y le dio prisión solo 12 años. En 1980 fue liberada a la edad de 23 años, tuvo varios trabajos y años más tarde quedaría embarazada de una niña, pero harta que los periodicos y medios de comunicación recordaran su crimen, pidió anonimato en el año 2003 tanto para ella como para su hija, petición que fue aceptada y actualmente su identidad se encuentra protegida.

4. Eric Smith

Eric Smith uno de los niños asesinos más sanguinarios de la historia

Eric un niño de 13 años de edad, con cara de bromista y con cabello rojizo, jamás daría la apariencia de un asesino tan cruel e inhumano. Durante un campamento Eric secuestró a Derrick Robie  un 2 de agosto de 1993, llevándolo a un lugar alejado que premeditamente ya había seleccionado, allí Eric estranguló a Derrick, le golpeó la cabeza con una piedra en repetidas ocasiones, hasta destrozarle el cráneo, siguió golpeando su cuerpo después de muerto, le desnudo y posteriormente tuvo relaciones sexuales con el cadáver. Cuatro horas después del asesinato, fue encontrado el cuerpo de Derrick en un estado inhumano.

Se dio captura de Eric, días después del hallazgo, y se le juzgó como adulto, con cadena perpetua pero con posibilidad de libertad condicional, misma que ha sido negada en seis ocasiones.

5. Nevada Tan

Su verdadero nombre Natsumi Tsuji, niña japonesa de 11 años que asesinó a una compañera de su escuela. Nevada era una niña normal, disciplinada y muy buena estudiante, pero su comportamiento se empezó a volver agresivo a raíz de las películas violentas que amaba ver después de la escuela.

El 1 de junio de 2004, en la escuela a la que asistía, Nevada se enteró de unos comentarios sobre ella, que había publicado en internet su amiga de clases, en los que decía que Nevada era gorda y otros calificativos ofensivos, esto llenó de ira a Nevada tomando la decisión de vengarse. En un momento de descanso, Nevada llevó a su amiga a un salón vacío, allí le tapó los ojos con una venda simulando que era un juego, sacó un cuter que cargaba y rajó la garganta y los brazos de su amiga, esto causo un alarmante charco de sangre, que ocasionó el horror y los gritos de maestros y estudiantes que pasaron por aquel lugar, la niña murió en cuestión de minutos desangrada.

Su característico nombre de Nevada, fue dado a raíz de una foto que se le tomó después de haber asesinado a su amiga, el buzo que tenía puesto, llevaba el nombre de Nevada, nombre que la inmortalizaría en Japón como la asesina Nevada Tan. Actualmente se encuentra en un reclusorio en Japón.

6. Cristian Fernadez

Nacido como producto de una violación a una niña de 11 años. Fue criado por su abuela quien era adicta a las drogas, su niñez fue marcada por el constante abandono, puesto que su madre era aún una niña y su abuela duraba horas inconsciente producto de su adicción, al parecer por ese tipo de descuidos Cristian habría sido abusado sexualmente por parte de un primo a la edad de dos años, esto causó que la autoridades le quitaran el niño a la abuela y creciera lejos de su familia.

Cuando su madre tuvo la edad suficiente para criarlo, volvió a recuperarlo y llegó a la familia que ella ya había formado con un buen hombre, con el cual había tenido dos niños más.

El 14 de marzo de 2011, la madre de Cristian salió a la calle dejando a cargo al niño que tenía ya 12 años, de sus hermanos más pequeños. Cuando regresó horas más tarde, encontró a su hijo de dos años inconsciente con sangre en nariz y oídos, al preguntarle a Cristian que le había pasado, este dijo que el niño simplemente se había caído, entonces la madre tomó al niño lo limpio, lo acostó en su cama, y siguió realizando sus quehaceres, luego de dos horas regresaría nuevamente a revisar al niño que no reaccionaba, y buscó en internet sobre los síntomas que se presentan por un golpe en la cabeza, ya asustada llamó a urgencias

El bebé duró dos días en cuidados intensivos por una fractura en el cráneo y luego murió por la gravedad de las heridas. En la autopsia se halló que el niño había sido golpeado en varias ocasiones hasta romperle el cráneo, esto fue informado a las autoridades, que determinaron que el asesino había sido Cristian.

La madre se le dio sentencia de 10 años por comportamiento negligente, puesto que si en el momento de haber hallado al bebé inconsciente lo hubiese llevado al hospital, este se habría salvado. En cuanto a Cristian, fue judicializado como un adulto, se le dio cadena perpetua en 2012 pero desde el 2018 se le otorgó la libertad bajo supervisión.

7. Marcelo Pesseghini

Marcelo un niño brasilero de 13 años cometió uno de los actos más atroces que se le puede hacer a los que ama. Era hijo de dos policías quienes le amaban profundamente, sin embargo esto no le importó. El 5 de agosto de 2013, Marcelo tomó una de las armas que usaban sus padres en su trabajo, y mató a quemarropa a su familia para luego suicidarse.

Se creyó en un principio que habían sido delincuentes que decidieron tomar venganza por algún tema de cuentas pendientes, por el profesionalismo con el que mataron a cada uno, sin embargo la investigación reveló que el principal sospechoso era Marcelo, el niño de 13 años. Esto logró comprobarse porque un compañero de la escuela en la que Marcelo estudiaba le contó a sus padres que alguna vez, Marcelo le había dicho que deseaba convertirse de grande un asesino.

El comportamiento de Marcelo fue aún más aterrador, puesto que el asesinato fue cometido la noche del domingo y al día siguiente Marcelo fue a estudiar como de costumbre, luego regresó a su casa mientras los cuerpos de familia se encontraban sin vida, quizá sintió algún tipo de remordimiento que lo llevó a quitarse la vida.

Este suceso conmocionó a todo Brasil, puesto que Marcelo nunca tuvo una mala crianza, al contrario, fue un niño nacido en un hogar amoroso e incluso las personas que le conocían decían que era un niño muy cariñoso.

Creo que si has llegado al final, estarás sorprendido que aquellos niños que aparentemente eran inofensivos, se convirtieron en los niños asesinos más sangrientos de la historia.

Deja un comentario