La Masacre de El Mozote: La peor matanza de Latinoamérica

La peor matanza ocurrida en el siglo XX. La masacre de El Mozote, fue ejecutada por la Fuerza Armada del Ejercito del Salvador contra civiles, incluyendo en su gran mayoría a niños.

El mozote
Caserío El Mozote antes de la masacre – Año 1980

Hechos de la Masacre de El Mozote

Corría el año 1980, el Ejercito Salvadoreño había realizado alianzas con la CIA, formando un batallón llamado batallón Atlácatl, el cual pertenecía a los batallones de infantería de reacción inmediata (BIRI), creados para combatir a las guerrillas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional  (FMLN) durante la Guerra Civil de El Salvador. Este batallón fue entrenado por Fuerzas especiales de los Estados Unidos, preparándolos para llevar a cabo la mayor masacre que ejecutarían en el año 1981.

El operativo de contrainsurgencia llamado «Operación Rescate», consistió inicialmente en sembrar miedo en la población de El Mozote ubicada en el departamento de Morazán, informándoles días antes por radio, que si se alejaban de sus viviendas y eran encontrados en el monte serían ejecutados. Todo hacía parte de un complot, para asegurarse que los civiles estuvieran en sus casas cuando llegará la Fuerza Armada.

Entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, el batallón Atlácatl, retuvo, torturó y ejecutó a civiles, entre mujeres ancianos, hombres y niños, que vivían en el Mozote y varias localidades cercanas. Hubo entre mil y dos mil soldados que se divideron por la zona para realizar la búsqueda de posibles campos de entrenamiento de la guerrilla FMLN.

Memorial de las víctimas de La masacre de El Mozote
Memorial de las víctimas de El Mozote

Cuando llegaron a la zona sacaron a toda la población en la plaza, amenazándoles con no salir de sus casas durante la noche, pues si lo hacían serían asesinados. Al siguiente día dividirían la población en grupos, seccionados entre mujeres, niños y hombres, para luego ser llevados a diferentes lugares de la zona. Posteriormente torturados, con el fin de obtener información acerca de las guerrillas, y por último eran ejecutados. Según cifras oficiales, hasta el año 2018 se habían registrado un total de 1725 victimas, de las cuales 988 habían sido asesinadas y 552 eran niños.

En la impunidad

El Estado Salvadoreño en su afán de acabar con las guerrillas, justificó sangrientos operativos ejecutados contra la población civil, que se dieron por terminados hasta el año 1992 cuando se firma el Acuerdo de Paz entre el Estado de El Salvador y el FMLN.

A pesar de los cientos de testimonios de sobrevivientes de la masacre, en el año 1993 se aprobó la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, lo que significó que los hechos ocurridos en El Mozote nunca fueron investigados y ninguno de los militares que participaron en estos crímenes, fueron juzgados.

Sin embargo en el año 2017, se reabriría el caso, debido a la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía que justificaba la violación de los Derechos Humanos.

Testimonios de sobrevivientes y testigos de la Masacre El Mozote

Honor a las victimas de la masacre de El Mozote
Placa en honor a los asesinados en la masacre

Testimonio Rosario López

Rosario López, fue una de las 48 personas que sobrevivió a la masacre. Ella cuenta que el 11 de diciembre de 1981, fue a visitar a su madre a una aldea ubicada en cercanías de El Mozote. Fue cuando vio como militares organizados separaban a la población entre grupos de hombres, mujeres y niños. Escuchó los lamentables quejidos de las personas que eran torturadas, niños que lloraban pidiendo que no los mataran y las mujeres más jóvenes siendo violadas. Allí vio a su familia, estuvo a punto de correr para intentar salvarlos, pero pensó en su esposo y sus hijos, se dio la vuelta y regresó a su casa.

Cuando llegó a su casa, advirtió a su familia y huyeron al monte, minutos antes que los soldados llegarán a tocar a su puerta. Logró escabullirse entre la maleza y se escondieron en una cueva ubicada en el alto de la montaña. Pasarían varios días antes de salir de su escondite, mientras escuchaban los gritos de sufrimiento y las ráfagas de los disparos.

«Quemaron todito, todito. Mataron hasta los cerdos, el ganado, las bestias, no quedó nada«.

Extracto del Testimonio de Rosario López

Rosario había perdido un total de 24 familiares en un solo día, incluyendo una bebé recién nacida un día antes de ser asesinada.

Varios días después el Esposo de Rosario, bajaría al pueblo encontrando una escena dantesca y de terror. El pueblo lleno de cadáveres que ya se empezaban a descomponer. Mientras se desplazaba por el lugar, logró reconocer algunos rostros familiares, entre ellos el de su cuñada, que yacía tendida en el suelo sin ropa interior y con las piernas abiertas. «Era la más joven y la más bonita de la familia» comentó.

«Yo recuerdo eso y se me parte el alma: en una casa escribieron con sangre en una pared: ‘Un niño muerto, un guerrillero menos’. Eran niños inocentes, qué guerrilleros de qué, eran solo niños».

Extracto del Testimonio del Esposo de Rosario López

Testimonio Adelio Diaz Chica

Adelio era tan solo un niño de seis años, cuando se creyó que había sido «asesinado»por militares del Batallón de Atlácatl.

Adelio relata lo que ocurrió aquel día de la tragedia. Se encontraba en su casa jugando con su hermano, cuando un militar entró a su casa y empezó a disparar. El primer disparo fue para él, el cual le atravesó el brazo. Adelio solo corrió hacia un hoyo que había en la cocina y se escondió. Desde su escondite pudo ver como le disparaban a su madre, que se encontraba dando de lactar a su hermanita de 40 días de nacida, muriendo las dos en el acto. Luego el militar se fue contra su hermano, quien «le sacó las tripas a punta de disparos». Después llegaron otros militares y le dispararon a su hermana. No conforme con la matanza le prendieron fuego a la casa, y Adelio tuvo que salir por el calor y por el techo que se estaba cayendo.

Adelio logró salvarse. Fue auxiliado por una mujer que lo llevó a un albergue donde encontró a su abuelo. Días después pudo ser atendido en un hospital, donde fue curado de su herida de bala.

Después de un tiempo, Adelio regresó junto a su abuelo y lo único que encontró fue su casa y los cuerpos de su familia totalmente quemados.

Los testimonios de los sobrevivientes y testigos de la masacre, están siendo usados actualmente, para judicializar a los soldados, comandantes y superiores, que sirvieron en el Batallón de Atlácatl entre los años de 1980 y 1992, y a quienes se les culpa de más masacres cometidas sistemáticamente a civiles inocentes.

Fuente: BBC News, Agencia EFE Edición América, Hispan TV, AudiovisualesUCA.

Deja un comentario