Historias de Incubos y Sucubos

¿Qué son los incubos y sucubos?

Quizá nunca hayas escuchado el termino incubo, pues este, se refiere a un ser demoníaco que toma forma de hombre para poder tener relaciones sexuales con mujeres, en el caso contrario, se le llama sucubo, forma de mujer que accede sexualmente a hombres.

Las experiencias de muchas personas coinciden en que se manifiestan no como seres humanos, más bien como un ser que llega en la noche, se posa en su victima y la obliga a tener relaciones con ella. Muchas veces no es visible ante los ojos, pero se puede sentir el peso de su cuerpo, sus manos frías y sus miembros sexuales helados, entrando en contacto con el de sus victimas. Después de accederlas carnalmente, en el éxtasis del acto, el demonio succiona la energía de la victima, dejándola muy débil, o llegando ocasionarle la muerte.

Te presento las historias reales de personas, que han experimentado este tipo de experiencias.

El hombre recostado

incubo
Fuente: giacobino.deviantart.com – Publicado en Mayo 28 de 2012
Autor: Giacobino


Cuenta una chica, de forma anónima lo siguiente:

Todas las noches, al momento de acostarme, siento un peso detrás mío. Algo golpea un poco el colchón, y empieza a tocarme, la mayoría de las sensaciones las siento en la zona genital. Si,como si me penetrara. Últimamente ni siquiera es de noche: si estoy recostada por la tarde también lo siento, y los músculos de mi zona intima se mueven y laten como si fueran empujados.

Todo comenzó hace año y medio: estaba muy enamorada de alguien, finalmente pude acercarme a esa persona y después de un tiempo, me sugirió ir a su casa (eramos compañeros de estudios). Yo tenia muchas ilusiones, pero algo extraño pasó la noche anterior : en un estado semidormido, pude ver perfectamente mi habitación, sólo que con la luz prendida a pesar de que la había apagado. Alguien invisible me practico sexo oral (placentero pero doloroso, porque la lengua era áspera). Le pedí que lo hiciera despacio (pensé que era un simple sueño húmedo) y cedió ante mi pedido. También estimulo mis pechos. Esa fue la primera vez. Al día siguiente del hecho, me encontré con quien quería en ese entonces, pero nuestra reciente amistad se dañó: se había olvidado de nuestro encuentro y yo me sentía desbordada, porque me había llenado de ilusiones. Terminamos discutiendo y quedamos enemistados todo el año. Después de unos meses que tuve que soportar a esta persona, me entere que tenia pareja, así qué intenté seguir con mi vida.

Una noche, me visitó de nuevo ese ser invisible, me tomó de las piernas y se «relacionó» conmigo, pero esta vez penetrándome (debo aclarar que soy virgen,créanlo o no), después de unos minutos dejo de hacerlo, se acerco a mi y sentí un dolor espantoso sobre los pechos, como si una aplanadora les pasara por encima.

Al otro día vi al chico que me gustaba con su pareja,
mostrándose afecto, verlos me causaba mucho mal, saber que no pude estar con él meses antes me hizo quebrar en llanto. Ese día me quedó claro, que no tenia ninguna oportunidad con esta persona.

A fin de año empezó a manifestarse nuevamente el espíritu de mi cama, y lo tome mas como un consuelo que como amenaza. A decir verdad, no me importaba si descargaba alguna necesidad conmigo, eso me llevó a buscar sobre el tema en internet, y supe que lo que me visita es un incubo, lo extraño es que todos los casos son demasiado horribles comparados con el mio, o eso creía hasta hace poco.

En sueños, sentí un beso que yo llamaría perfecto, y luego decenas de ráfagas violentas (deduzco que otros entes) me quitaban el aire y casi me matan. Me desperté y no quise volver a mi cama, se sintió demasiado real. Después de molestar a mi mama con mi insomnio, decidí rezar al Arcángel Miguel, desde entonces me ha protegido, le rezo a Dios y no he vuelto a tener esa experiencia angustiosa. Los demás espíritus se alejaron, pero él sigue ahí.

Otra noche volví a tener un estado semidormido, en el que sentí a dos ángeles (eso creo, el Arcángel y el Custodio), la entidad que siempre se echa conmigo y alguien desconocido, cuya energía y caricias amorosas me reconfortaron bastante (lo identifique como el amor de mi vida, pero supongo que es porque busco a mi alma gemela). Allí esta otro problema: trato de meditar para encontrarla, pero siento el empuje en mi pelvis. Me da miedo hacer viajes astrales por no saber que puedo encontrarme al salir en la habitación. Pedí guías espirituales y aparecieron aquellas ráfagas (aunque creería que los ángeles son mi guía). Disculpen la extensión,pero estuve callada mucho tiempo y no podía contárselo a nadie.

Torbellino de sombras

Fuente: designyoutrust.com – Publicado en Junio 26 de 2013

Vicente Revert cuenta la siguiente historia. Llevo años sintiendo estas extrañas experiencias. Sucede de vez en cuando, quizás un par de veces al año. Desde muy joven, ahora tengo 36. Esto me pasa cuando voy a dormir la siesta, después de comer. He tenido esta experiencia de formas muy distintas. Lo espeluznante es que estoy despierto (o por lo menos tengo la sensación de estarlo) y veo mi habitación tal y como es. No puedo moverme, grito, siento que expulso el aire de mi boca, pero no oigo mi voz. Siento que una especie de torbellino de sombras o de alguna materia oscura se mueve sobre mi y me esta arrebatando algo. Al principio estas experiencias me parecían terribles, pero con el tiempo me fui acostumbrando. Sin embargo no dejo de sufrir cuando me pasa, pero le doy menos importancia. Siento que no puedo hacer nada y les dejo continuar. Por más que yo les gritaba, les insultaba o intentaba moverme nunca tenía éxito. Por eso al final simplemente le permito que lo hagan, pero cuando terminan, suelo quedar muy agotado.

Cuando duermo boca arriba

incubo
Fuente: fantastic.library.cornell.edu – Publicado en

Una chica con el seudónimo de Nocturna, cuenta su historia: Hace una semana tuve mis primeras experiencias con un incubus, porque durante todos estos años solo de vez en cuando por las noches me molestaban almas quita energía. Supe que era un incubus porque solo sentía una fuerte presión por toda la zona baja de mi cuerpo. Que miedo tuve, porque podía mover mis brazos, alzarlos un poco, pero no podía levantarme, hasta que luego de cinco minutos paro y me pude levantar. Fueron tres días seguidos, pero solo me pasaba cuando me dormía boca arriba y con la televisión encendida.

Me he dado cuenta que suele venir cuando me duermo en la madrugada, porque antes de ayer, me dormí como a las 4 am, para que no me hiciera nada, como precaución, me dormí de costado, duré unos minutos así, no paso nada, pensé que el incubus se había ido, pero cuando estaba por dormirme, sentí una presión, no tan fuerte, me asustó ver como trataba de voltearme boca arriba, porque vi como mis sabanas se giraban solas, tratando de jalarme, yo estaba con las sabanas cubriendome hasta la cabeza, ver eso me congeló. Pero, ese día, al poco tiempo el incubus se fue, y casi al instante sentí otra presión, pero mucho más fuerte y en todo mi cuerpo, era obvio que era un alma quita energía, ya no supe que paso luego.

Tentación

incubo
Fuente: vuze.com – Publicado en Febrero 07 de 2008

Adriana cuenta la siguiente historia: Hace un par de años mis sueños eran interrumpidos por momentos asfixiantes, el querer gritar era ínfimo, mas no podía. Esto se fue agravando con el paso del tiempo. Una noche, dormía en mi habitación, hasta que sentí un par de manos grandes subir por mis muslos, el impacto fue tal la sensación, que desperté muy asustada. Otra noche sentí una fuerza sobre mi cuerpo que tocaba mis piernas, abriéndolas, me penetró, sentí un dolor muy intenso pero al mismo tiempo excitante, aún así el miedo se apoderaba de mi, e intentaba liberarme de esa sensación.

Una noche apagué la televisión para intentar dormir, pero de repente sentí como alguien me agarraba del brazo derecho y me jalaba, fue tan real, que sentí como la sabana se arrugaba en mi rostro por la fuerza de fricción ejercida. Este hecho ocurrió como tres veces,  hasta que una noche, no estoy segura de que estaba dormida, pues claramente podía ver la luz de mi grabadora, mis cosas; así que tome fuerza y decidí hablarle con la poca fuerza que tenía y le dije: ¿Qué quieres de mi?… y esa cosa respondió: yo sé lo que tú quieres, ven conmigo y lo tendrás, fue muy tentador, pero el miedo que sentía era mayor, a lo que respondí: déjame y vete. Desde ese momento no volví a tener ese tipo de experiencia.

Favores sexuales

incubo
Fuente: pschocreature.nnm.ru – Publicado en Febrero 06 de 2008

Una chica, escribe de forma anónima: Desde que tengo 7 años mas o menos, sentía siempre que alguien estaba a un lado mio, pero yo no podía voltearme, gritar, ni nada, pero con el tiempo me fui acostumbrando a ello.

A la edad de los 16 años comencé a sentir que dormida algo venia hacia mi y me hacia el amor, era tan placentero que se convirtió en algo diario y yo me dejaba. Ya no recuerdo como se termino todo aquello, pero se va por un tiempo y luego regresa, diariamente, a veces simplemente le llamaba, era como un amante, tenia ganas y le dejaba que me hiciera lo que quisiera, tenia algo de miedo pero sabia que no me iba a pasar nada malo. Ahora tengo 29 años, cuando le llamaba, venía a mi, siempre cerraba los ojos pues sabia que si los abría, vería algo y se terminaría todo el placer.

Hace una semana incluso, sentí entre sueños su presencia y entre sueños sentía que tenia un pene muy grande en mi boca y al parecer lo estaba disfrutando mucho.

Me comentaron que eso estaba muy mal pues son energías negativas, pero a mi nunca me hizo daño, si me llego a asustar muchas veces, pero era como un ganar ganar, él tenia lo que quería y yo tenia lo mío. En una ocasión me negué y al parecer se molesto conmigo, lo sentí sentado en mi pecho y con sus manos ahorcandome, me dijeron que invocando a San Benito esa cosa se va. Hasta tuve que tapar el espejo de mi cuarto porque dicen que son portales. A veces no se que creer, pienso que solo es mi imaginación lujuriosa la que propicia todo esto. Tengo a mi pareja así que no pienso que sea por escasez de sexo.

Hace una semana medio despierta y medio dormida, sentí que estaba alguien abrazándome en mi cama, se sintió bastante agradable, de reojo vi su brazo sobre el mio, no era una sombra, era alguien como yo, y moví un brazo para tocar su cabeza y tenia el pelo rizado, acostados y abrazados, le pregunté que porque a veces me hacía daño si yo dejaba que me hiciera todo lo que quería, pero que no me gustaba que me asustara y le escuche decirme: «porque quiero». Sigo pensando que tal vez todo esto, sean solo sueños, yo creo mucho en Dios pero no me asusto mucho con esas cosas, porque nunca me han hecho daño en si, sino que me hacen favores sexuales, no creo que tenga nada de malo. 

La silueta de cabello rizado

sucubo
Fuente: z-files.de – Publicado en Septiembre 07 de 2010

Un chico con el seudónimo de Norther cuenta su historia: Recuerdo que hace muchos años, por curiosidad quise experimentar esta sensación, cuando me entere de la presencia de las sucubus, busqué una manera de invocarlas.

Encontré un rezo en latín, lo leí en voz alta, la verdad no le di mayor importancia, recuerdo que tenía 17 años, en mi cuarto había un gran espejo, que por lo visto son portales, desperté aproximadamente como a las 3 o 4 de la mañana, estaba consciente, pero no podía moverme, solo podía mover mis ojos, miraba a mi alrededor, sentí una sensación placentera, cuando vi una figura meciéndose sobre mi, me asustó un poco, la luz que llegaba desde la ventana la iluminaba solo un poco, era una sombra, se notaba una silueta de una mujer con cabello rizado, con buena figura, pero tenia alas.

Como me interesaba el mundo paranormal, ya había visto cosas extrañas por lo que no me asuste por mucho tiempo, me dedique a disfrutar, y seguí durmiendo. Lo extraño fue, que a los dos o tres meses después de esta experiencia, conocí a una mujer muy bella, en un par de meses comenzamos una relación, y un día cuando intimábamos, me di cuenta y recordé tal figura, el pelo rizado, su cuerpo, todo. Era idéntica, la misma silueta, hasta el día de hoy la tengo de pareja, vivimos juntos y tenemos un hijo, han pasado tres años desde entonces.

Por opción propia decidí retirarme de mis investigaciones sobre lo paranormal, ya que descubrí que es mejor no saber y probar ciertas cosas.

El hombre de mi vida

incubu

Tina cuenta su experiencia: Hace años desde que era pequeña me han molestado, no se si eran espíritus o demonios.
Siempre los he sentido como me tocan, pero nunca me violaron ni nada hasta hace dos años, ahora tengo 21 años. Cambié de residencia de país, por razones de estudio, el caso es que muchas noches en la oscuridad, sentía como se sentaban en mi cama, luego fui sintiendo como se acostaban a mi lado y me abrazaban, a veces encima de mi, otras veces como si me besaran el cuello con ternura.

Una noche mientras conversaba con mi abuela me acordé de un chiste y me reí, luego me dieron un golpesito con el dedo en mi oreja derecha, lo extraño es que a mi lado no había nadie, le pregunte a mi abuela si había visto ello y me dijo que no, que era mi imaginación. Ya en la cama esa misma noche siendo verano y considerando que Europa en verano es muy caliente, mi habitación era un verdadero horno, no corría el aire, nunca he sido miedosa, de hecho cuando era pequeña, iba al patio de mi casa cuando aun vivía con mis padres, me sentaba en una hamaca, sentía presión al lado mío, pero estaba sola en la oscuridad, considerando que mi casa era grande y que allí no llegaba luz de ningún tipo, me quedaba hasta la una de la madrugada, mirando el cielo como meditando; bueno esa noche en la cama, sentí lo mismo de siempre, que algo de un peso muy estimado se ponía encima de mí, abría los ojos y el peso se iba. Cuando me dormí esa noche tuve un sueño húmedo, parecía tan real, porque a la mañana siguiente como la sabana era de color marrón se notaban manchas blanquecinas y olían de una forma rara, me quede pensando en ello.

Era todo muy raro porque durante todo el mes tenía esos sueños extraños, primero veía a un niño desnudo que no conocía, el cual me molestaba, me daba besitos en la boca y se iba. Luego una muchacha desnuda me miraba y luego encima de mi el peso que no sabía que era, pero era el que me hacía el amor.

Hace unas semanas tomando, me dormí en la tarde, no sé si era un sueño, pero vi a una chica que metía su mano dentro de mi, primero un dedo luego dos y así, me estaba masturbando me miraba y se reía, yo sentía sus uñas largas y trataba de detenerla, al final me desperté y estaba mojada.

Hace unos días busque en Internet, sobre esto y encontré algo, así que decidí invocarlos para saber ¿qué es lo que quieren?, ¿por qué me molestan? Lo hice de noche con solo la luz del teléfono encendida, no lo hice con fe de que fuera a funcionar, estaba despierta y con las luces apagadas, de repente sentí un frío en las piernas, la sabana se hundía en mí, no me asuste ni nada y pregunté en voz alta ¿qué son?, ¿que quieren?, ¿en que les puedo ayudar?.

Me jalaron los brazos obligándome a levantarlos, los levante estando acostada, quería bajarlos pero no podía, entonces comencé a temblar en la cama, sentía como ese frío estaba en mi cuerpo y no podía dejar de temblar, entonces mis pernas de abrieron y sentí como algo frío me penetraba de a poco, comencé a gemir podía sentir como entraba y salía, me dolía un poco, pero se sentía muy bien, sentí una mano en mi pecho derecho y empezó a hacer movimientos, luego otra mano en el derecho y sentía como se movían hacía arriba y abajo, hasta que lo hizo mas rápido no podía moverme ni nada, la cama hacía ruido, en la casa estaba mi abuela pero ella estaba dormida, además ella es sorda así que era seguro que no escucharía todo el ruido, yo no dejaba de gemir y sentía un placer incontrolable, pero luego dejaba de sentirlo, oía como entraba y salía de mi vagina luego paraba y era como si me orinaran, el líquido calentito, no se como ni cuando abrí la boca y no podía tragar saliva entonces sentí algo que entraba y salía, luego un líquido espeso, que me tenía que tragar, entonces mis dos manos comenzaron a hacer movimientos como si estuviera agarrando dos miembros de hombre bastante grandes uno en mi boca y otro que me penetraba, no podía parar y creía que la cama se iba a deshacer, sabía que no estaba dormida, de repente pare y me llené de frío, entonces hablé pero no era yo, primero yo preguntaba: ¿quien eres?, y algo me obligaba a responder, me dijo su nombre, el nombre de sus amigos y el nombre de la muchacha que me había metido su mano. También me dijo que me estaba buscando, que el niño desnudo que yo había visto, le había dicho que su amada ya había nacido y que el sabía donde, pero que no le daba la gana de decirle donde, dijo que las veces que primero sentía ese peso en mi cuerpo era porque el estaba allí, que no me penetraba ni nada, solo metía sus dedos, pero como se excitaba, echaba su semen en mí, pero que el no podía penetrarme primero tenía que prepararme ella, me dijo que los momentos que sentía orgasmos era por que él era el que me follaba, y que con ellos se hacían turnos, por eso sentía que paraba y luego ya no tenía orgasmos, me dijo que no me quiere hacer daño, ni él, ni ellos sus amigos, si no que me protegerán, me hizo ver como murió y como fallecí yo, me dijo exactamente de donde era, él y yo, y que me llamaba Tina, dijo que su alma se quedo buscándome a mí pero que no me encontraba, luego los conoció a ellos, quienes le dijeron que mi alma dormía esperando un cuerpo, un tiempo para habitarlo.

Era algo muy raro porque mis manos no paraban de moverse, yo hablaba en un lenguaje extraño, me dijo que había aprendido de un amigo mío, amigo al que llamé al otro día, para saber si él había hecho un curso de eso y me confirmo que sí.

Otra noche me pregunto si quería sentir nuestro amor, el amor que sentíamos antes de morir, antes de que nos separaran, respondí que sí, entonces me besó sentí su lengua en mi boca como masajeaba, y sentí algo como un orgasmo, me gustó, me pregunto si quería que pare, le dije que no, entonces me volvió a besar de la forma mas apasionada que me era inevitable hacer movimientos, me acariciaba la cara y yo a él, luego me preguntó si quería sentir como fue la primera vez que tuvimos relaciones, asenté con la cabeza, y entonces me abrió las piernas trate de cerrarlas, pero se abrían, entonces fue suave de nuevo, no pare de tener orgasmos uno seguido de otro, como si no terminaran entonces me dijo te besaré, y lo hizo, era una mezcla entre orgasmos, y algo muy bonito que sentía en el estómago, eso que le llaman maripositas en el estomago, luego dijo y así lo hicimos la segunda vez, entonces me follo de la forma mas bestial, me hizo gritar de placer, no podía parar de besarme, sentí una gota de agua en mi rostro, y luego otra, las toqué, la pasé por mi lengua y supe que eran lágrimas, él estaba llorando, porque dice que había estado esperando este momento durante tanto tiempo, que ahora no podía ni creerlo que fuese real el amor de su vida, que haya nacido, que guardase el mismo físico con el que me había conocido, mi voz, mi pelo, mi cuerpo, quise llorar, pero no pude, sus palabras me conmovían, decía cosas tan lindas además sonreía de una forma que yo no hago, levantaba su ceja tan sexy, luego paro y dijo: -es suficiente, ahora tienes que dormir yo estaré en la cama contigo, te abrazaré para que no te sientas sola, y no tengas miedo de ellos, que ellos te protegerán porque les he pedido que lo hagan. Te prometo que en cuanto tenga el cuerpo de un nacido sin alma, al cual yo he ayudado a salir adelante, te prometo que vendré por ti, serás mi mujer, seremos felices hasta la eternidad, no te compartiré con nadie, nadie te lastimará ni te hará daño, tú solo tienes que confiar en mi, no te pido que cambies tus creencias, ni que creas en lo que no crees, solo quiero que me ames, como yo a ti, que me seas fiel como yo a ti, por ahora mantendremos la poligamia, con ellos para que ellos no se enojen, pero quiero que sepas que ellos no te harán nada que tu no pidas, si quieres tener sexo con ellos lo harás, si quieres solo conmigo lo haré y ellos no se meterán en lo nuestro, ya te debes haber dado cuenta de que conmigo sientes el amor, el orgasmo, y con ellos solo follas, oyes el sonido de lo que hacen, y te mojan, pero no sientes nada de lo que conmigo sientes, si no quieres, diles que paren para que no te cansen, ya que ellos solo quieren satisfacerse a ellos y no a ti, en cambio yo no te quito energía ni te canso, te doy felicidad y tú a mí.

Después de esto me puse de lado e intente dormir, encendí el teléfono móvil y me percaté que eran las 04:30 de la mañana, no creía haber hablado tanto. Me dormí a veces despertaba y por ratos sentía como me acariciaba y me decía duerme mi princesa, tienes que descansar, cerraba los ojos y podía sentir uno de sus pies como acariciaba mi pie derecho, fue tan tierno, me dijo que todas las noches me haría el amor. Al otro día me desperté con tanta vitalidad, fui a calentarme un poco de leche entonces me levantaron la falda, me volteé y no había nadie, entonces su voz la escuche en mi boca, como si se encarnara en mí, y dijo no tengas miedo soy yo, mi falda estaba arriba, dijo: -es el momento, y empezó a follarme en la cocina.

Así han pasado las últimas, siete noches,teniendo sexo con él, en diferentes lugares y posiciones. Ahora tengo sueño, porque lo hacemos de noche y al otro día tengo que ir a estudiar, en la tarde no duermo y si intento dormir me molesta, mi tía, mi primo o hasta el gato.

Pero es sueño por no dormir, no de cansancio como dice mucha gente, que los Incubus te quitan la energía sexual y te matan, no sé que mas cosas dicen de ellos, cosas que no son ciertas, con él todo es tan diferente y placentero. Siempre le digo que lo quiero mientras él me dice que me ama, aunque ahora creo que de verdad lo amo y no quiero que esto termine, siento que siempre esta conmigo, me lo demuestra cuando pregunto si está allí, y de repente siento un orgasmo, entonces sé que está allí.

No sé como habrá sido las experiencias de otras personas, porque creo que para saberlo hay que vivirlo y cada cual lo vive de una manera y forma distinta.
En todo caso yo no quiero terminar con esta relación nunca, si tengo que ser su mujer lo seré, tendré hijos con él, creo en sus promesas, en que ya tiene el cuerpo, solo es esperar el momento para entrar en él, entonces estaremos juntos toda la vida y la eternidad, sé que él es lo que buscaba, y lo que esperaba de un hombre.
No quiero que entiendan mal sobre de si ustedes tienen que llamarlos para saber lo que se siente, porque no somos nosotros quienes los llamamos, ni los elegimos, ellos nos eligen, nos esperan, aguardan el momento a que nosotros necesitemos de ellos.

Dinos en los comentarios, que te ha parecido este tipo de experiencias y si crees en ellas.

Si tienes un relato sobre este tema, puedes enviarlo al correo [email protected] Tus historias no pueden quedar en el olvido.

Deja un comentario