tecnología 5G

Antenas 5G: ¿Peligrosas para la salud?

Desde el primer momento en que empezaron a instalarse, han surgido multitud de preguntas sobre la peligrosidad de las ondas de las antenas 5G y si son perjudiciales para la salud.

¿Qué es el 5G y cual es la diferencia con la tecnología 4G?

Iniciemos explicando que es la tecnología 4G. Básicamente el 4G, es la cuarta generación (por eso sus siglas) de tecnologías de telefonía móvil. Es la sucesora de las tecnologías 2G y 3G. Esta tecnología genera la transmisión de datos para celulares.

Entonces, la tecnología 5G, es la siguiente generación de tecnologías y estándar de comunicación inhalámbrica. Mientras la tecnología 4G, tiene una velocidad media de 21 Mbps (Megabits por segundo), cobertura limitada, alto consumo de batería y difícil implementación. Por su lado la 5G, soluciona todas estás problemáticas, pues cuenta con una velocidad media 10 Gbps (Gigabits por segundo), cobertura más amplia, 10% más de duración de la batería y fácil implementación.

Es decir, que si tenías problemas al navegar en internet, desde tu dispositivo móvil, porque se te colgaba la red, la tecnología 5G te brindará mayor velocidad de navegación. Podrás ver las películas Ultra HD, que siempre has querido, pues la velocidad promete ser entre 10 o 20 veces más rápida que su antecesor.

¿El 5G es peligroso para la salud?

La Comisión Internacional sobre Protección contra Radiaciones no Ionizantes (ICNIRP), es una organización internacional, especializada en protección de la radiación no-ionizante. Reconocida por la OMS, la comisión se encarga de establecer los límites de exposición de campos electromagnéticos utilizados por ejemplo en la telefonía celular.

Algunas de sus revisiones son extendidas a aplicaciones de tecnologías como el 5G, WiFi, Bluethoot, y estaciones base. Claramente la comisión afirma lo siguiente sobre el 5G:

“el campo electromagnético que producen los sistemas 5G no llegan a ser dañinas para la salud, porque no llegan a modificar el ADN o a causar daño celular”. 

Las ondas electromagnéticas están compuestas por dos características, intensidad y frecuencia. Las frecuencias más pequeñas, pueden producir el efecto ionizante, es decir que es tan grande la energía que puede causar el desprendimiento de un electrón de materia orgánica, y por ello afectar la molécula. En este caso, si se podría considerar como peligrosamente cancerígeno, un ejemplo sería la radiación solar.

En el caso de la tecnología 5G, su frecuencia es mucho mayor que sus antecesores, pero estas ondas viajan a distancias más cortas, por ello la necesidad de colocar una mayor cantidad de antenas de transmisión. Efectivamente utiliza campos electromagnéticos de mayor frecuencia, pero no se sale de los limites de la radiación no-ionizante.

Representación gráfica de diferentes tecnologías dentro del espectro electromagnético y su nivel de radiación

En anteriores estudios la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC), clasificó la radiación de las radio frecuencias (los teléfonos móviles hacen uso de ellas) como posibles carcinógenos.

Las tecnologías 5G hacen uso de ondas de radio frecuencia, así que hay una serie de contradicciones entre lo que establece la OMS y lo que afirma la Comisión que regula la radiación no-ionizante. Incluso existen artículos científicos, que afirman que las radio frecuencias si hacen daño al cuerpo humano, y otros que refutan esta teoría.

Es decir, que a ciencia cierta no se puede determinar si la tecnología 5G es peligrosa o no.

Como el plomo que se usaba para las tuberías de baño, pinturas y labiales, se consideraba seguro, hasta que varios científicos, hicieron cientos de pruebas y comprobaron que la exposición al plomo era nocivo para salud. Hasta no comprobar con la aplicación del método científico en cientos de casos, no se dará por sentado que la exposición a las ondas electromagnéticas de las antenas 5G, sean peligrosas para la salud humana. Pasarán varios años, antes de determinar si es cierto o no.

Fuentes:

Deja un comentario