Eventos del Fin del Mundo: Las cuatro primeras trompetas del Apocalipsis

La séptima parte de un extenso estudio sobre los Eventos del Fin descritos en la Biblia. Hoy hablaremos sobre las primeras cuatro trompetas del Apocalipsis.

la cuatro primeras trompetas del apocalipsis

En el estudio anterior hablamos sobre el intervalo de silencio que hubo en el cielo antes que los siete ángeles tocarán las trompetas del Apocalipsis. Aquí podemos preguntarnos: ¿por qué trompetas y qué significan?

Bien, el sonido de la trompeta significa básicamente un sonido de «proclamación». En la historia bíblica es común ver el uso de trompetas, en diferentes circunstancias y por diferentes motivos

Por ejemplo, las murallas de Jericó fueron derrumbadas tras el toque de trompetas (Josué 6). Cuando un nuevo rey se establecía en el trono, esto se celebraba mediante el sonido de trompetas (1 Reyes 1: 34-39). La trompeta se usaba para convocar al pueblo a una reunión (Jeremías 4: 5). El sonido de la trompeta también podía significar un llamado a la Nación de Israel al arrepentimiento ante Dios (Ezequiel 33: 1-6). Ahora en el contexto del Apocalipsis 8, el sonido de las trompetas son la proclamación de los juicios inminentes de parte de Dios.

Al igual que los cuatro sellos que vimos anteriormente, las cuatro primeras trompetas del Apocalipsis están relacionadas entre sí, y son juicios que tienen repercusión directamente en la naturaleza.

 

1. La primera trompeta

Granizo y fuego mezclados con sangre lanzados sobre la tierra

Cuándo el ángel tocó la primera trompeta  cayó granizo y fuego al tiempo, que a su vez fueron mezclados con sangre.

Entonces los siete ángeles con las siete trompetas se prepararon para hacerlas sonar.

El primer ángel tocó su trompeta, y granizo y fuego mezclados con sangre fueron lanzados sobre la tierra. Se incendió la tercera parte de la tierra, y se quemó la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde.

Esta imagen trae a memoria lo que Dios hizo en Egipto cuando liberó a Israel de la esclavitud del faraón (Éxodo 9: 23-35).

El libro de Apocalipsis indica que como consecuencia de este juicio la cuarta parte de los árboles y la hierba fue quemada. No olvidemos que la vegetación es de vital importancia para la subsistencia humana, pues no solo brinda el oxigeno que necesitamos para vivir, sino que también equilibra la temperatura del planeta tierra.

2. La segunda trompeta

Una gran montaña ardiendo cayó en el mar.

Entonces el segundo ángel tocó su trompeta, y una gran montaña de fuego fue lanzada al mar. La tercera parte de las aguas del mar se convirtió en sangre, murió la tercera parte de todos los seres que viven en el mar y fue destruida la tercera parte de todos los barcos.

Este parece ser la descripción de un gigantesco meteorito cayendo a la tierra. Como consecuencia, la tercera parte del mar se convirtió en sangre. La tercera parte de la vida marina morirá.

Nuevamente este juicio trae a memoria lo que sucedió en Egipto en los días de Moisés. Para los egipcios el río Nilo era el que permitía cosechar el grano que alimentaba a toda la Nación. Para ellos el río Nilo era considerado un dios. Por eso, Dios envío su juicio convirtiéndolo en sangre (Éxodo 7: 20-21).

Esto mismo sudecerá en los días de la Gran Tribulación, Dios herirá el mar, que es la fuente más grande de sustento humano.

Pero no solo eso, la secuela de este juicio no sólo matará animales, todas las naves como barcos, submarinos y puertos se verán afectados, pues las olas gigantes les harán naufragar, a su vez que los puertos serán inundados. Se verá afectado el comercio y el transporte. Será un caos económico.

3. La tercera trompeta

Una gran estrella ardiendo cayó sobre la tercera parte  de los ríos y los nacimientos de agua

10 Entonces el tercer ángel tocó su trompeta, y una gran estrella cayó del cielo, ardiendo como una antorcha. Cayó sobre una tercera parte de los ríos y sobre los manantiales de agua. 11 El nombre de la estrella era Amargura.[b] Hizo que la tercera parte de las aguas se volviera amarga, y mucha gente murió por beber de esa agua amarga.

Aquí vemos otro objeto encendido cayendo a las aguas, al parecer desintegrado. Como consecuencia, la tercera parte del agua potable fue contaminada. Esta regla se repite en cada caso, la destrucción de una «tercera parte» indica que son sucesos divinos calculados y no de sucesos naturales accidentales.

Los ríos, pozos, manantiales, en fin, las aguas que usa el humano para su consumo se volverán tóxicas y por tanto muchas personas morirán.

El nombre de la estrella que Dios usará para este juicio, lleva por nombre «ajenjo». El ajenjo es una planta con un sabor muy amargo. En la Biblia, el ajenjo simboliza la amargura de Dios para el hombre desobediente (Jeremías 9: 14-15).

En Éxodo 15: 23-24, Dios convirtió las aguas amargas en aguas dulces para que el pueblo pudiera beber. En los tiempos de la Gran Tribulación, hará lo contrario. Convertirá las aguas dulces en amargas como juicio sobre la humanidad incrédula y rebelde.

4. La cuarta trompeta

Tinieblas

12 Entonces el cuarto ángel tocó su trompeta, y se dañó la tercera parte del sol y la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, y se oscurecieron. Así que la tercera parte del día quedó sin luz, y también la tercera parte de la noche.

Como resultado de este juicio, se oscureció la tercera parte del día y la noche. La escena nuevamente nos recuerda, lo sucedido en Egipto en los días de Moisés, cuando Dios envío oscuridad al faraón y a su pueblo (Éxodo 10: 21-23).

Durante la Gran Tribulación Dios herirá parcialmente la tercera parte del sol, la luna y las estrellas. No habrá luz durante la tercera parte del día y esto afectará seriamente la humanidad.

Como consecuencia, la pérdida de calor que proviene del sol, hará que la temperatura baje radicalmente en todo el mundo, causando severos cambios climáticos que producirán tormentas, mareas, destrucción de cosechas, la muerte de animales y humanos.

Este evento también fue anunciado por otros profetas del Antiguo Testamento:

También Jesús advirtió que «Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas» (Mateo 24:29) (Lucas 21: 25)

Los juicios de las primeras cuatro trompetas del Apocalipis, es el resultado del mal uso que el hombre le ha dado a la naturaleza. En Génesis Dios puso los animales y la vegetación para que el hombre los cuidara y los multiplicara, pero el humano no estuvo a la altura, por eso será juzgado.

El verso 13 expresa una firme advertencia a los seres humanos, con relación a las tres trompetas del Apocalipsis restantes, que están por sonar. Un ángel vuela en medio del cielo y exclama a gran voz:

Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles.

En otras traducciones bíblicas, los tres ángeles de los que se habla en este versículo, no se representan como un ángel, sino más bien como un águila o un buitre. Este simbolismo, recrea una escena, como un ave de presa que se apresura a acabar con su victima. Entonces ¿qué calamidades son las que trae los juicios restantes, que los hará más devastadores que los primeros cuatro? Eso es algo que veremos en el siguiente estudio.

Deja un comentario