Eventos del Fin del Mundo: La quinta trompeta del Apocalipsis

La octava parte de un extenso estudio sobre los Eventos del Fin descritos en la Biblia. Continuaremos con la quinta trompeta y su juicio relacionado con los demonios.

En el artículo anterior, hablamos sobre las primeras cuatros trompetas del apocalipsis. Las tres trompetas restantes tendrán mayor poder devastador que las primeras. 

Esto se debe a que los juicios de las primeras cuatro trompetas afectan principalmente a la naturaleza, las últimas tres trompetas, afectarán directamente a los seres humanos que le han dado la espalda a Dios, y que son llamados como «los que moran en la tierra».

Esta frase es usada a menudo en el libro del Apocalipsis para distinguir a un sector de la humanidad, que se caracteriza por su apego a la vida terrenal y las cosas temporales. Son personas poco espirituales, que no tienen ningún interés por las cosas eternas, ni mucho menos de buscar o seguir la voluntad de Dios.

Ahora continuaremos con el juicio de la quinta trompeta.

 

5. La quinta trompeta

Tormentos

Entonces el quinto ángel tocó su trompeta, y vi una estrella que había caído del cielo a la tierra, y a la estrella se le dio la llave del pozo del abismo sin fondo.[a] Cuando lo abrió, salió humo como si fuera de un gran horno, y la luz del sol y el aire se oscurecieron debido al humo.

Cuando el quinto ángel tocó la trompeta una estrella cayó del cielo a la tierra. El término estrella aquí utilizado,  hace referencia a un ser inteligente, así que podría tratarse de un ángel o un demonio.

Lo más probable, es que se trate de un ángel, que acude velozmente a cumplir la voluntad de Dios, porque así como a este ángel le fue dada por Dios «la llave del pozo del abismo» para que lo abriera, más adelante se le da esta misma llave a un ángel (que puede ser el mismo) para que cierre el abismo por mil años (Este tema aún no se ha explicado en el estudio, pero puedes leerlo en Apocalipsiss 20: 1-3)

Ahora te preguntarás: ¿Qué es el pozo del abismo? Es el lugar donde se encuentran encerrados los espíritus malignos. Algunos creen que esta cárcel de demonios está situada en el centro de la tierra. Allí serán lanzados el anticristo, el falso profeta, y el mismo Satanás cuando sea atado por mil años durante el reinado de Cristo en la tierra (Ver Apocalipsis 19: 20 y 20: 1-2).

En Lucas 8:31 se encuentra el relato sobre el endemoniado gadareno, un hombre que estaba poseído por una legión de demonios, y que Jesús echó fuera, mientras estos le rogaban que no los enviara al pozo del abismo. Esto daría a entender que es un lugar bastante desagradable aún para los demonios.

Pues bien, retornando al toque de la quinta trompeta, el ángel abre el pozo del abismo y un humo ardiente y espeso sale de el, llenando la atmósfera y opacando la luz del sol.

Con este humo salieron también demonios, a quien Juan describe como terribles langostas, que harán sufrir a los humanos al extremo por un periodo de cinco meses.

Entonces del humo salieron langostas y descendieron sobre la tierra, y se les dio poder para picar como escorpiones. Se les ordenó que no dañaran la hierba ni las plantas ni los árboles, sino solamente a las personas que no tuvieran el sello de Dios en la frente. Se les ordenó que no las mataran, sino que las torturaran durante cinco meses con un dolor similar al dolor que causa la picadura del escorpión. Durante esos días, las personas buscarán la muerte, pero no la encontrarán; desearán morir, ¡pero la muerte escapará de ellas!

Este juicio pondrá a los demonios en contacto directo con las personas que aún no se han arrepentido. El sufrimiento que causarán, será como el de los escorpiones cuando hieren a una persona. Los que han sido testigos del sufrimiento que causa la picadura de un escorpión, dicen que los dolores son tan terribles que la persona se retuerce como si estuviera en el fuego, y así puede sufrir hasta morir.

Juan utiliza en este texto las figuras de la langosta y el escorpión, porque estos animales eran muy conocidos en el oriente medio por su naturaleza destructiva y dañina para la vida del ser humano. 

Pero recordemos que de lo que estamos hablando es de demonios que salieron del abismo del pozo. Por eso el tormento que causarán será a través de la posesión de hombres y mujeres inconversos, que les provocarán el más intenso sufrimiento físico y la más angustiosa tortura mental , tal como hizo la «legión»  con el  endemoniado gadareno (Marcos 5: 1-5)

Entonces durante lo días de  la gran tribulación, Dios permitirá que los hombres que aún insisten en rechazarlo para seguir al maligno, sufran un adelanto de los tormentos que les esperan en el infierno.

El texto de Apocalipsis nos da una descripción detallada del aspecto de las langostas demoníacas de las que estamos hablando.

Las langostas parecían caballos preparados para la batalla. Llevaban lo que parecían coronas de oro sobre la cabeza, y las caras parecían humanas. Su cabello era como el de una mujer, y tenían dientes como los del león. Llevaban puestas armaduras de hierro, y sus alas rugían como un ejército de carros de guerra que se apresura a la batalla. 10 Tenían colas que picaban como escorpiones, y durante cinco meses tuvieron el poder para atormentar a la gente. 11 Su rey es el ángel del abismo sin fondo; su nombre —el Destructor— en hebreo es Abadón y en griego es Apolión.

12 El primer terror ya pasó, pero mira, ¡vienen dos terrores más!

-Son semejantes a caballos preparados para la guerra

Esto significa que son numerosas, con gran capacidad de destrucción y vienen en actitud de conquista y victoria.

-Tenían como coronas de oro

Esto simboliza la autoridad que les ha sido dada para gobernar en las vidas humanas, así que son invencibles.

-Sus caras eran como humanas

Esto quiere decir que son seres inteligentes. Son capaces de diferenciar a los sellados por Dios de los que no lo son.

-Tenían cabello como de mujer

Esto significa que tienen el poder de atraer y seducir.

-Tenían dientes como de leones

Se refiere a que son feroces y crueles.

-Tenían corazas como de hierro

Las corazas de hierro están diseñadas para proteger órganos vitales. Esto significa que serán invulnerables.

-Tenían alas que producían un ruido estruendoso

Estas hablan de la rapidez y ligereza de sus movimientos, además de la intimidación que causan.

-Tenían colas como de escorpiones, con aguijones

Esto  habla de su capacidad para torturar física y mentalmente. 

-Tenían un rey

El nombre de este rey es Abadón y Apolión y quiere decir que actuarán organizadamente.

La duda final  que podría surgir respecto a este texto es si ¿El humano podrá ver estas langostas (demonios) como las vio Juan en su visión? Probablemente no. Tal vez las personas sean conscientes de la presencia de los demonios, pero no sería normal con los ojos físicos ver tales imágenes espirituales. Así es el mundo espiritual, aunque no lo veas no significa que no esté allí.

Por último el versículo 12  indica que termina el primero de los tres «ayes», que son anunciados por el ángel en Apocalipsis 8:13. Quedan otros dos ayes, los cuales veremos en el siguiente estudio.

Deja un comentario