Eventos del Fin del Mundo: La Gran Tribulación

La tercera parte de un estudio extenso sobre los Eventos del Fin descritos en la Biblia y el significado de cada uno. Hoy hablaremos de la Gran Tribulación y de su alcance mundial.

la gran tribulación

En el anterior estudio se habló sobre la segunda frase «abominación desoladora» utilizada por Jesús para explicar eventos futuros relacionado con Israel. Ahora vamos a considerar la tercera frase (Mateo 24: 21).

La Gran Tribulación

Serán 7 años divididos en dos fases: Los primeros 3 años y medio serán de paz, el anticristo se mostrará como un gobernante a nivel mundial, que vendrá a «establecer la paz global», caracterizándose por su gran poder de la palabra logrando seducir a muchas personas; pero no será hasta los segundos 3 años y medio que revelará sus verdaderas intenciones.

Con la manifestación del anticristo y el establecimiento de la  abominación desoladora, comenzará el oscuro periodo que Jesús llamó como : la gran tribulación.

La Gran Tribulación será el peor tiempo que ha vivido la humanidad en toda su historia. Jesús indicó que no ha habido un periodo como este «desde el principio del mundo hasta ahora». Dos eventos importantes le convierten en el peor periodo de la historia:

 

1. Serán eventos de alcance mundial

El mundo entero se verá envuelto en terror por la terrible destrucción que vendrá. No será como las guerras mundiales que acontecieron en lugares limitados y con la participación de unos cuantos países. Este evento será vivido por todo el mundo. 

Así lo declaró Dios como una promesa fiel a su iglesia en medio de aquella crisis futura…

Dado que has obedecido mi mandato de perseverar, yo te protegeré del gran tiempo de prueba que vendrá sobre el mundo entero para probar a los que pertenecen a este mundo.

2. Será un tiempo de juicio por parte de Dios

En la historia de la humanidad las guerras y las crisis han sido una constante, producidas por el odio y rencor del hombre entre sí, pero siempre ha sido el humano el causante. En este periodo oscuro será Dios mismo quien derrame su ira sobre el mundo perverso y rebelde. Se ha hablado sobre la ira de Dios en diversos textos de la Biblia, y como en muchas ocasiones su ira cayó sobre naciones por ser perversas, en este periodo futuro, Dios derramará su ira sobre toda la humanidad por causa de su maldad.

Propósitos de la Gran Tribulación

Por supuesto este tiempo de tribulación tiene dos propósitos principalesy se describen en diversos textos de la Biblia:

1. Convertir la nación de Israel

Esta es la forma que Dios utilizará para poner en disciplina a su pueblo.

En Jeremías 30: 7, dice que será «el tiempo de angustia para Jacob»(alusión a Israel), es decir un periodo difícil e incomparable con otro periodo, pero del cual será finalmente librado.

En toda la historia nunca ha habido un tiempo de terror como este.
    Será un tiempo de angustia para mi pueblo Israel.
    ¡Pero al final será salvo!

En Ezequiel 20: 37, Dios utiliza la alegoría del pastor que guía a sus ovejas (Israel) de vuelta al redil, separandolas de las cabras 

Te examinaré cuidadosamente y te obligaré a cumplir las condiciones del pacto.

En Daniel 12: 1, leemos que a pesar de la «sanción» que sufrirá Israel durante la Gran Tribulación, recibirá una protección especial de Dios.

En ese tiempo se levantará Miguel, el arcángel[a] que hace guardia sobre tu nación. Entonces habrá un tiempo de angustia, como no lo hubo desde que existen las naciones. Sin embargo, en ese momento, cada uno de tu pueblo que tiene el nombre escrito en el libro será rescatado.

Y en Zacarías 13:8-9, leemos como una parte pequeña del pueblo de Israel durante la gran tribulación, pasará la prueba y será el «remanente» fiel de Dios.

Dos tercios de los habitantes del país
    serán cortados y morirán —dice el Señor—.
    Pero quedará un tercio en el país.
A este último grupo lo pasaré por el fuego
    y los haré puros.
Los refinaré como se refina la plata
    y los purificaré como se purifica el oro.
Invocarán mi nombre
    y yo les responderé.
Les diré: “Este es mi pueblo”,
    y ellos dirán: “El Señor es nuestro Dios”».

La palabra «remanente» significa «una parte que queda de algo». En la historia de Israel, cuando se la nació se volvía en contra de Dios, siempre había un «remanente» que continuaba creyendo en Él y siguiéndole.

El profeta Zacarías se refiere al remanente judío de la gran tribulación, que sobrevivirá a pesar que el anticristo matará a dos terceras partes de Israel.

 

 Con respecto a Israel, el profeta Isaías clamó:

«Aunque los hijos de Israel son tan numerosos como la arena a la orilla del mar,
    solo un remanente se salvará.

2. Juzgar al mundo incrédulo, rebelde y pecador

La gran tribulación se le asocia también con la expresión: «el día del Señor». Esta frase en diversos textos del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, para advertir sobre el tiempo de castigo que vendrá para las Naciones perversas.

En Ezequiel 30: 3, se anuncia el día del Señor, como «el día de castigo para las Naciones»

porque ya se acerca el día terrible,
    ¡el día del Señor!
Será un día de nubes y de penumbra,
    un día de desesperación para las naciones.

En Sofonías 1:14-18, se describe como será el terrible castigo de «aquel día»

»Ese terrible día del Señor está cerca.
    Viene de prisa,
un día de llanto amargo,
    un día cuando aun los hombres fuertes clamarán.
15 Será un día cuando el Señor derramará su ira,
    un día de terrible aflicción y angustia,
un día de ruina y desolación,
    un día de oscuridad y penumbra,
un día de nubes y de negrura,
16     un día de sonido de trompeta y gritos de batalla.
¡Caen las ciudades amuralladas
    y las más sólidas fortificaciones!

17 »Por haber pecado contra el Señor,
    los haré andar a tientas como el ciego.
Su sangre será vertida en el polvo
    y sus cuerpos quedarán pudriéndose sobre la tierra».

18 Ni su plata ni su oro los salvará
    en el día de la ira del Señor.
Pues toda la tierra será devorada
    por el fuego de su celo.
Él dará un final aterrador
    a toda la gente de la tierra

En Isaías 2: 12-21, indica como la arrogancia del hombre será humillada y Dios será exaltado. Además es claro en decir como las personas intentarán ocultarse en cuevas, procurando huir de Dios, cuando Él se levante para castigar la tierra.

Pues el Señor de los Ejércitos Celestiales
    tiene asignado un día de juicio.
Él castigará al orgulloso y al poderoso
    y derribará todo lo que esté enaltecido.
13 Cortará los altos cedros del Líbano
    y todos los poderosos robles de Basán.
14 Aplanará las altas montañas
    y todas las colinas elevadas.
15 Derribará cada torre alta
    y cada muro fortificado.
16 Destruirá todos los grandes barcos mercantes[a]
    y todas las naves magníficas.
17 El orgullo humano será humillado,
    y la arrogancia humana será rebajada.
Solo el Señor será enaltecido
    en aquel día de juicio.

18 Los ídolos desaparecerán por completo.
19 Cuando el Señor se levante para sacudir la tierra,
    sus enemigos se escabullirán en hoyos en el suelo.
En cuevas en las rocas se esconderán
    del terror del Señor
    y de la gloria de su majestad.
20 En aquel día de juicio abandonarán los ídolos de oro y de plata
    que se hicieron para rendirles culto.
Abandonarán sus dioses y los dejarán a los roedores y a los murciélagos,
21     mientras ellos se escabullen en cuevas
    y se esconden en los acantilados entre los peñascos.
Tratarán de escapar del terror del Señor
    y de la gloria de su majestad,
    cuando él se levante para sacudir la tierra.

Mientras yo miraba, el Cordero rompió el sexto sello, y hubo un gran terremoto. El sol se volvió tan oscuro como tela negra, y la luna se volvió tan roja como la sangre. 13 Entonces las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra como los higos verdes que caen de un árbol cuando es sacudido por el fuerte viento. 14 El cielo fue enrollado como un pergamino, y todas las montañas y las islas fueron movidas de su lugar.

15 Entonces todo el mundo —los reyes de la tierra, los gobernantes, los generales, los ricos, los poderosos, todo esclavo y hombre libre— se escondió en las cuevas y entre las rocas de las montañas. 16 Y gritaban a las montañas y a las rocas: «Caigan sobre nosotros y escóndannos del rostro de aquel que se sienta en el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque ha llegado el gran día de su ira, ¿y quién podrá sobrevivir?».

En Joel 1: 15, leemos que aquel día será la «destrucción del Todopoderoso». Esto significa el gran poder que Dios usará para castigar al mundo. 

El día del Señor está cerca,
    el día cuando la destrucción viene de parte del Todopoderoso.
    ¡Qué terrible será aquel día!

Para finalizar, consideremos el texto de 2 Tesalonicenses 2: 8-12, en el que se habla de como el anticristo durante la gran tribulación, hará milagros y señales cautivando a «los que rechacen el amor de la verdad de Dios». Estos serán los que reciban castigo y condenación, pues «se deleitan en la maldad».

Entonces el hombre de anarquía será dado a conocer, pero el Señor Jesús lo matará con el soplo de su boca y lo destruirá con el esplendor de su venida.

Ese hombre vendrá a hacer la obra de Satanás con poder, señales y milagros falsos. 10 Se valdrá de toda clase de mentiras malignas para engañar a los que van rumbo a la destrucción, porque se niegan a amar y a aceptar la verdad que los salvaría. 11 Por lo tanto, Dios hará que ellos sean engañados en gran manera y creerán esas mentiras. 12 Entonces serán condenados por deleitarse en la maldad en lugar de creer en la verdad.

Deja un comentario