El científico que descubrió la cura para el cáncer, hace 86 años

El científico Royal Rife, descubrió en 1934 la cura definitiva contra el cáncer. Sin embargo, su trabajo fue desprestigiado y los testigos de sus inventos silenciados.

Royal Raymond Rife creador de la cura para el cáncer

El inventor estadounidense Royal Raymond Rife, además de tener amplia experiencia en microscopios, poseía un pensamiento visionario; pues dedicó gran parte de su vida a descubrir la cura para varias enfermedades, usando métodos en los que usaba la luz, la frecuencia y vibración.

Realizó un Doctorado honorario de la Universidad de Heidelberg (Alemania), además de recibir 14 reconocimientos por sus logros e inventos. Trabajó para el gobierno americano, para la empresa de tecnología de óptica y optoelectrónica Zeiss, y otras empresas privadas.

La cura contra el cáncer

Durante el tiempo que trabajó con Zeiss, se obsesionó por descubrir la cura para el cáncer. Esto lo llevó a crear un microscopio con mayor capacidad, que le permitiera ver virus a gran escala, pero no fue hasta varios años de crear algunos prototipos, que desarrolló el «primer microscopio para virus», en el que se podía visualizar imágenes de hasta 60 mil veces su tamaño real.

Rife sabía que muchas enfermedades eran causadas por virus y bacterias, si hallaba la forma de destruirlos, podría detener el cáncer, pero ¿cómo lograría tal hazaña? La respuesta fue: a través de la frecuencia.

En su investigación encontró que las bacterias podrían ser alteradas por ciertas frecuencias, si incrementaba la frecuencia, a la cual resuenan naturalmente estos microorganismos, logrando que se deformaran y desintegraran por estrés estructural. A este descubrimiento Rife lo llamó Frecuencia Oscilatoria Mortal  (mortal oscillatory rate, MOR) la cual no dañaba los tejidos circundantes.

Este gran descubrimiento lo llevó a experimentar con el virus del cáncer, que en aquel entonces no era conocido y al que llamó “Cryptocides primordiales”. Incluso llegó a crear 400 tumores en secuencia de un mismo cultivo.

No solo logró descubrir las frecuencias exactas para destruir el virus que producía el cáncer, sino también disminuir los agentes que generaban enfermedades como el herpes, polio, meningitis espinal, tétanos e influenza. Sus primeros experimentos fueron con animales que poseían cáncer tumoral y que lograron curarse gracias a su invento.

Gracias este gran descubrimiento la Universidad del Sur de California, comisionó un comité de investigación médica especial, para que le entregaran 16 pacientes, todos con cáncer terminal y trabajaran conjuntamente con un equipo que incluyó doctores y patólogos que revisarían a los pacientes después de 90 días, iniciado el tratamiento.

El resultado fue favorable, el 86.5% de los pacientes habían sido curados. Después de realizar ajustes en el tratamiento, los pacientes restantes se habrían curados cuatro semanas después. La tecnología de Rife, había curado a todos los pacientes desahuciados.

➤ Te puede interesar: La película que «predijo» el brote del Coronavirus

El desprestigio de Rife

Royal Rife fue honrado por 44 autoridades médicas de los Estados Unidos, durante un banquete realizado en la finca del Dr. Milbank Jonson en Pasadena, en el año 1934, en el que se celebró LA CURA PARA TODAS LAS ENFERMEDADES. Pero cinco años después, todos los médicos que estuvieron en aquel banquete, negaron haber estado con Rife y haber sido testigos de su extraordinario invento. ¿Qué sucedió?

Morris Fishbein, que había adquirido el control completo de la Asociación Médica Americana, envío a Rife un abogado, para hacerle una » oferta que no podría rechazar». Rife que no buscaba hacerse millonario o mucho menos competir con la industria farmacéutica, se negó a vender su invento y los años de investigación que había invertido, lo que haría enfurecer a Fishbein.

Durante los siguientes años, le fue robado gradualmente, documentos, fotografías, y notas de laboratorio, de su invento. Posteriormente las piezas de su microscopio universal, fueron robadas. La estocada final, fue cuando la policía llegó a su casa y confiscó sus trabajos de 50 años de investigación.

Sin embargo, aún quedaban los testigos y colaboradores de todo el trabajo de Rife, quienes fueron comprados con sumas de dinero exorbitantes y honores altos en asociaciones médicas.

Aunque Rife descubrió el virus el cáncer, nunca fue referenciado en documentos médicos ni tampoco recibió reconocimiento por su gran descubrimiento. Vivió los últimos años de su vida amargado, depresivo y en el olvido; hasta su muerte en 1971, a causa de una mezcla de alcohol con tranquilizantes.

Deja un comentario